3.1 CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS.

CONCEPTO DE CONSTITUCIÓN.

 

Hemos definido esta rama del Derecho  como el conjunto de disposiciones que rigen la organización del Estado, la constitución del Gobierno, las relaciones de los diversos Poderes entre sí y la organización y funcionamiento del Poder Legislativo.

 

La Nación es una realidad social que nace de un estado de conciencia colectivo. Podemos definir a la nación como una comunidad social, unida por sentimientos, ideas, tradiciones, costumbres y necesidades propios, que no se confunde con otros grupos humanos y que se perpetúa en el tiempo.

 

El Estado está definido como una población asentada en un territorio y con un gobierno suficientemente fuerte para mantener  el orden interno y el resto del exterior. Es una manifestación de la vida en sociedad, nace como una necesidad del grupo humano, es la sociedad por excelencia, perfecta y completa, en él se encuadra la familia, el municipio y las agrupaciones con fines propios y específicos, como las corporaciones, los sindicatos, las asociaciones, etc.

 

La  Constitución establece que la soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo, que el  pueblo ejerce su soberanía por medio de los Poderes de la Unión, en los casos de la competencia  de éstos, y por los  de los Estados, en lo que toca a sus regímenes  interiores, y que el Supremo Poder de la Federación se divide, para su ejercicio, en Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

 

 

3.1.1 CONCEPTO DE CONSTITUCIÓN.

La Constitución Política de los Estados Unidos  Mexicanos es la norma suprema de todo el sistema jurídico

mexicano y en ella se establecen los procedimientos para que el presidente de la República pueda enviar iniciativas de ley al Congreso de la Unión. Está compuesta de 136 artículos dispositivos y 16 transitorios, para regular la vida nacional, se requiere derivar de estas disposiciones básicas, que son la ley suprema, leyes más específicas.

 

La propia constitución establece la competencia federal y la competencia para los estados.

 

 

3.1.2 FINES DE LA CONSTITUCIÓN.

Toda nuestra organización política descansa sobre esta idea fundamental: la Supremacía de la Constitución. Esto quiere decir que ningún  poder en México puede estar sobre la Constitución; ni el Gobierno Federal, ni los Gobiernos  de los Estados, ni los órganos de los gobiernos federal o local pueden sobreponerse a la Constitución; por el contrario, toda autoridad está  limitada por esta ley y sometida a ella. La Constitución es la norma suprema del país, y todas las autoridades, sea cual fuere su jerarquía, deben ejercer su actividad de acuerdo con los mandatos de ella y en concordancia con los principios que maneja.

 

De lo anterior se desprende que México está organizado legalmente, que su ley suprema es la Constitución, y, en consecuencia, las autoridades están obligadas a hacer y dejar de hacer únicamente lo que ordena dicha ley. Cada poder debe limitarse dentro de los marcos  que la Constitución señala, sin tener facultades para invadir la esfera de los otros poderes o los derechos que están reservados a los particulares.

 

3.1.3 CARACTERÍSTICAS DE LA CONTITUCIÓN.

Nuestra Constitución garantiza y protege  en sus primeros veintiocho artículos los derechos subjetivos públicos siguiendo en esto a las Constituciones de casi todos los países, que dedican a defender en sus primeros capítulos las libertades públicas. El hecho de que nuestra constitución proteja los referidos derechos tiene especial importancia, ya que en esta forma los individuos que habitan dentro del Territorio Nacional, están salvaguardados en sus libertades  por la ley suprema del país. Así también dentro de ella existen artículos que regulan las  diversas actividades  que se desarrollan dentro del gobierno.

 

 

3.1.4 TIPOS DE CONSTITUCIÓN.

En cada país tienen diferentes normas jurídicas e igualmente se rigen bajo sus propios principios y normas morales.

                  

 

3.1.5 PARTES QUE LA INTEGRAN.

Está compuesta de 136 artículos dispositivos y 16 transitorios, para regular la vida nacional, se requiere derivar de estas disposiciones básicas, que son la ley suprema, leyes más específicas. Las primeras se denominan leyes federales orgánicas o leyes constitucionales, las  segundas, leyes ordinarias. Se trata, en todo caso, de las leyes que expide el Congreso de la Unión y que el Art.133 ubica debajo de la Constitución, ya que de ésta se derivan y son consideradas leyes supremas en toda la Unión; o sea, leyes que en sus diferentes ámbitos y materias están  o deben estar por encima de las leyes que en sus diferentes ámbitos y materias están o deben estar por encima de las leyes que los estados expidan, de ahí que el art.133 constitucional disponga que los jueces de cada estado se deberán arreglar a dichas leyes”a pesar de las disposiciones en contrario que pueda haber en las constituciones o leyes de los estados”.

 

 

3.2  JERARQUÍAS DE LAS NORMAS.

 

En cada sistema jurídico existe una norma jurídica fundamental u originaria, surgida de la revolución, de la conquista, del consenso, etc. A esta norma por lo general se le denomina ley fundamental o constitución. Su característica es que se encuentra en la base de todo sistema jurídico y ella deriva el resto de normas del sistema. La ley fundamental o la Constitución, por lo general, tiene previstos los procedimientos conforme a los cuales deben ser elaboradas y expedidas el resto de normas del sistema jurídico. En términos de jerarquía, esta constitución o ley fundamental se encuentra al nivel más alto del sistema y define cuál es la jerarquía que el resto de las normas del sistema deben  tener.

 

 

3.3 ELEMENTOS DEL ESTADO.

 

México es un Estado, posee los tres elementos que hemos señalado como característicos del concepto Estado: la población, el territorio y el gobierno.

 

3.3.1 TERRITORIO.

El Territorio Nacional es el lugar donde se asienta la población. Por errores cometidos  a través de nuestra  historia, el territorio patrio ha sufrido graves mutilaciones. A costa de él se han formado los países de Centroamérica, y la porción más importante del mismo nos fue arrebatada en una guerra injusta por el país del Norte. Sin embargo, la parte que nos resta es tan dilatada y rica que puede servir como base para la creación de una nación fuerte y poderosa.

 

3.3.2 POBLACIÓN.

La población del país se divide en dos grandes grupos: los mexicanos y los extranjeros. Los mexicanos pueden serlo por nacimiento o por naturalización.

 

3.3.3 GOBIERNO.

El Gobierno de México ya ha dicho que, de acuerdo con la Constitución, es republicano, democrático y federal, términos que han quedado explicados.

 

 

3.4 SOBERANÍA.

 

La soberanía es un atributo esencial del poder político. Dicho concepto puede ser caracterizado tanto negativamente como en forma positiva. En su primer aspecto implica la negación de cualquier poder superior al del Estado, la ausencia de limitaciones impuestas alo mismo por un poder extraño. El poder soberano es, por ende, él más alto o supremo y también un poder independiente.

 

La soberanía tiene un tercer atributo. El poder soberano, declaran, debe ser ilimitado o ilimitable, aun cuando el poder soberano sea él más alto y no dependa de ningún otro, posee determinadas restricciones.

 

El poder estatal dejaría de ser soberano sólo en la hipótesis de que las limitaciones jurídicas impuestas a su ejercicio derivasen de un poder ajeno(heteron mía).

 

Un estudio sobre el origen y evolución del mismo concepto revela que la soberanía no es atributo esencial del poder del Estado. Hay en efecto Estados soberanos y no soberanos.

 

Es necesario descubrir los atributos permanentes del poder político, y encontrar un criterio que permita distinguir entre sí el Estado soberano y el no soberano.

 

 

 

3.5 LA DIVISIÓN DE PODERES.

 

3.5.1 EL PODER LEGISLATIVO.

El poder  Legislativo Federal de los Estados Unidos Mexicanos, formado por representantes de la ciudadanía, es el encargado de formulas las leyes que nos rigen. Se deposita en un Congreso General, que se divide en dos Cámaras: una de diputados y otra de senadores. Ambas cámaras tienen el mismo poder, puesto que representan igualmente al pueblo de México.

 

Se llama Cámara a cada uno de los cuerpos colegisladores, es decir, al conjunto de diputados o de senadores electos por el pueblo para realizar las funciones legislativas que les competen dé acuerdo con la Constitución. La división del Poder Legislativo en dos Cámaras se llama sistema bicameral o bicamaral; tiene  como razón de ser el  mejor funcionamiento de dicho Poder, ya que dividido  en dos cuerpos.

 

La cámara de diputados y senadores se compone de representantes de la Nación, electos en su totalidad cada tres años, por los ciudadanos mexicanos: Integrada por trescientos diputados.

 

La cámara de senadores se compone de dos miembros por cada Estado y dos por el Distrito Federal, electos directamente y en su totalidad cada seis años.

 

El Congreso de la Unión tiene dos periodos de sesiones ordinarias y toda resolución del Congreso tendrá carácter de ley o decreto, las cuales se comunicarán al Presidente de la República firmados por los presidentes de ambas Cámaras y un secretario de cada una de ellas.

 

3.5.2 EL PODER EJUTIVO.

El Supremo Poder Ejecutivo de la Unión se deposita en una sola persona, que se denomina Presidente de  los Estados Unidos Mexicanos. El Poder Ejecutivo, de acuerdo con la Constitución, está integrado por dos elementos: el titular del Poder, y el conjunto de órganos que con él laboran y le están subordinados. Este se encarga de ejecutar la ley, se manifiesta en la forma de la protesta que debe rendir ante el Congreso de la Unión al encargarse del Poder:”Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen...”.

 

La elección del Presidente la realiza directamente el pueblo y en los términos que disponga la ley electoral.(Art.81)

 

Sus facultades son dos misiones; política y administrativamente.

 

El poder Ejecutivo está conformado por el Presidente de la República, las Secretarías de Estado, los Departamentos Administrativos.

 

3.5.3 EL PODER JUDICIAL.

La función jurisdiccional o judicial está encomendada a uno de los órganos del Estado, llamado Poder Judicial  de la Federación. Esta  función consiste en mantener el imperio del Derecho resolviendo los casos en que éste es dudoso.

 

Se deposita en una Suprema Corte de Justicia, en Tribunales Colegiados de Circuito, en Tribunales Unitarios de Circuito, en Juzgados de Distrito, en el Jurado Popular Federal y en los Tribunales del Orden Común de los Estados, del Distrito y de los Territorios Federales, que actúan como auxiliares de los anteriores.

 

También es un freno para los otros Poderes, cómo los limita y cómo juzga de sus actos aprobándolos o reprobándolos, según que estén o no de acuerdo con los preceptos de la Constitución.